AUTOSABOTAJE, ¿CÓMO ROMPER ESE CÍRCULO VICIOSO?

 
 
Autosabotaje2blog.jpg
 

AUTOSABOTAJE,
¿CÓMO ROMPER ESE CÍRCULO VICIOSO?

Puedes leer o escuchar este nuevo post:


Hoy vengo a hablarte de un comportamiento  que, al menos por estas latitudes, los seres humanos solemos utilizar con frecuencia de forma inconsciente: el autosabotaje.

Voy a repetirte la palabra que he utilizado: comportamiento. En este caso, un comportamiento que utilizamos para protegernos, aunque nos haga más mal que bien.

El autosabotaje es una conducta que tiende a obstaculizar la consecución de metas o logros, mediante automanipulaciones inconscientes. Los seres humanos somos muy apañados… Lo digo con humor para sacarle peso a esa palabra tan contundente. Porque resulta que el autosabotaje cumple realmente una función de protección.

Pero, ¿De qué te proteges cuando te saboteas? Habitualmente del dolor. La principal causa del autosabotaje es la pérdida de autoconfianza, directamente relacionada con nuestras habilidades. Cuando desconfiamos de lo que podemos lograr, nuestra mente hace lo posible por llevarnos en una dirección diferente.

Con todo esto lo que pretendo es que empecemos a ver el autosabotaje como una PISTA, una forma de entendernos, porque nos está mostrando  esa parte nuestra que pide a gritos ser atendida.

Dime en qué te autosaboteas y te diré qué necesitas

Y ahora te muestro el ejemplo de un email que recibí hace unos días y que me inspiró a escribir sobre el tema. Nos da muchas pistas:


Buenas noches Miriam,

Pues en cuanto a las dos preguntas que propones, últimamente ha bajado un poco mi aceptación física. (…) Actualmente llevo tiempo que por falta de dinero y de ganas apenas me muevo mucho y me miro desnuda y me veo gorda, no me gusta mi barriga, ni mis piernas, pero tampoco me da el impulso para arreglarlo, y si alguien me dice algo me vengo abajo. 

En fin, no entiendo bien porque no me encargo de eso, al igual que con otros asuntos, como mis estudios, en los que no cojo las riendas y me pongo a la acción. Siempre postergación y culpa, pero sin acción. 

Ya te digo, a nivel teórico lo veo y lo siento, pero no actúo.


Esta persona, a la que estoy muy agradecida, expresa abiertamente cómo se siente y cuál es ‘el problema’ de fondo: Siempre postergación y culpa, pero sin acción.

En este caso, la solución no estaría en comenzar a hacer deporte o una dieta. Lo dejaría al cabo de unos días, ya que con esa ‘solución’ inmediata no se va a la causa raíz del comportamiento de autosabotaje: la calidad de la propia estima, la calidad del amor hacia uno mismo.

La autoestima es uno de los pilares del autoconocimiento. El autoconocimiento se resume en saber quién eres y cómo eres, por tanto en definir tu identidad auténtica.

La gran trampa en la que caemos los humanos es que solemos entregar a los demás la definición de quienes somos. Dejamos en manos de otros nuestra propia identidad y nos creemos todo lo que nos dicen.. Sólo tú puedes definir quién y cómo eres: tú pones las normas.

Así que,partiendo del ejemplo del email que te he compartido, voy a plantearte 4 pasos esenciales que, si estuviésemos en mi consulta, pondría ya en marcha como medida de contención. Aviso a navegantes: aquí venimos a currárnoslo; ni pastillitas mágicas, ni milagros de Lourdes. Ponte manos a la obra, con papel y lápiz.

Comencemos:

NUMBER 1: DEFÍNETE

Frente a una hoja en blanco, divídela en dos columnas. Vas a responderme a esta pregunta: ¿Cómo soy?

Escribe en una columna al menos 50 características positivas y, en la otra columna 50 negativas. El objetivo no es elevar la autoestima con florituras, aquí estamos para conocer nuestras luces y también las sombras. Porque de todo puedes sacar muy buen partido. Define quién eres según tus inquietudes, tus valores, lo que se te da bien y mal, en lo que aciertas y en lo que no.

Repite conmigo: Yo pongo mis normas, yo me defino y no me dejo definir por los demás.

NUMBER 2: INSPÍRATE

La inspiración no es algo mental, ni está fuera de uno. La inspiración se siente en las entrañas, se encuentra en lo más hondo de cada persona. La inspiración es el motor interno, es aquello que te hace vibrar. La inspiración es tu ¿PARA QUÉ? Tienes que sentirla. La motivación nace de la inspiración y no llueve del cielo. Cuál es tu, ¿Para qué?

NUMBER 3: CREA UN PLAN (SENCILLO)

No te montes una película. Crea un plan de acción facilito y asequible. Define claramente con qué pasos puedes lanzarte hacia ese ¿Para qué?

Recuerda, más vale poco y hecho… Que mucho por hacer.

NUMBER 4: HAZLO

De nada sirve tener un plan y un foco, si te quedas en el sofá lamentando tus desgracias. Sorry, no hay excusas.

Aquí te llevo a mi terreno: TU ERES TU CUERPO. Hazte el favor de moverte, de liberar tensiones, de permitirte reencontar con tu vitalidad. Tu cuerpo es el eje de todo. Si no tuvieras cuerpo no estarías viviendo esta experiencia que es la Vida.

No encontrarás tu inspiración en una mente colapsada, pero sí en un cuerpo liberado.
La inspiración necesita espacio.

 

Y te dejo dos ingredientes fundamentales para que realmente saques el máximo partido a tu cuerpo: muévete con intención y con atención. Decide cómo te quieres sentir (intención) y evita los automatismos para estar presente en lo que haces (atención).

El autosabotaje mantenido en el tiempo, genera un estado emocional de mucha tensión ya sea hacia la rabia como hacia la tristeza. Por eso es importante que SIENTAS cómo tu cuerpo puede ayudarte a cambiar ese estado emocional.

Deseo de todo corazón que te pongas en marcha y que estos cuatro primeros pasos te ayuden a salir de cualquier círculo vicioso.

Y si este artículo te ha tocado y sientes que quieres avanzar más allá de estos cuatro pasos, puedes contactarme y nos ponemos con ello a la de YA.

Si quieres compartirme qué te ha inspirado este post, deja abajo tu comentario.

¡Gracias!


POR SI QUIERES MÁS:

El post anterior: Des-acelera (soltar el nudo en la garganta)

 
Miriam Diaz ParraComentario