Dormir o no Dormir (+audio)

| El sueño de una noche de verano |

¿Cómo estás durmiendo? ¿Cómo duermes durante el verano?

Durante las últimas semanas, varias personas me han comentado que les cuesta dormir, sienten que no descansan suficiente, o se despiertan varias veces durante la noche… ¿Es tu caso?

El verano suele ser la estación en la que cambiamos más nuestros horarios y hábitos, y esto puede afectar a la calidad del sueño. El clima, la alimentación, los mosquitos o el estrés pre-post vacacional (y en algunos casos “durante”), pueden ser otras interferencias para tener un descanso nocturno adecuado.

Pero además, si todo esto no es suficiente para no dejarnos dormir en los días calurosos, tenemos que tener presente que el sueño está directamente relacionado con la secreción de melatonina, una hormona que se libera en nuestro cerebro en condiciones de oscuridad, induciendo nuestro sueño. El problema, es que en verano, al haber más horas de luz, y acostarnos más tarde, la melatonina que producimos comienza a segregarse más tarde, lo que dificulta la conciliación del sueño y provoca un incremento del insomnio.  Por lo contrario, necesitamos que el sueño sea reparador, para regenerar nuestro organismo.

Y no se trata de la cantidad de horas que dormimos, sino de la calidad del descanso. Esa idea preconcebida de que hay que dormir ocho horas, no es una regla. Las horas que necesitas dormir, están determinadas en gran parte por tu genética, es decir que sólo tú sabes la cantidad de tiempo que necesitas dormir. En general, se trata de prestar atención a las demandas del organismo, es decir, escucharte.

Por mi parte, la propuesta es doble. Lee estos puntos que yo considero que son de “higiene” básica para dormir con calidad y escucha el audio que he preparado (este es LINK):

1.       Tecnología: Intenta desconectarte de la tv, smartphones, tablets y todas las pantallas del mundo mundial, al menos media hora antes de irte a la cama. ¿Por qué? Para ayudar a tu cerebro a que baje su actividad y deje de recibir impulsos de imágenes sucesivas. Apágalo todo antes de irte a dormir, y deja el móvil cargándose fuera de la habitación.

2.       Alimentación: No te zampes una paella por la noche… Si puede ser cena ligero, no demasiado frío (esos helados de media noche, con cuidado). No abuses del azúcar, el alcohol y los lácteos.  Los azúcares pueden producir picos de glucemia que después se convertirá en hipoglucemia, lo que no permite descansar bien. Intenta dejar al menos un intervalo de hora y media entre la cena e irte a dormir.

3.        El espacio: El lugar donde duermes es importante. Un espacio ordenado, limpio, ventilado. Airea y gira el colchón periódicamente. Si es posible, que la cabecera de la cama esté orientada hacia el Norte. Puedes poner unas gotas de aceite de lavanda en la almohada, su olor tiene efecto relajante.

4.       Hábitos de relajación: Cuando estés estirad@ en la cama, escucha el audio y practica los movimientos con frecuencia, para ir integrándolos y facilitar que tu sistema nervioso se relaje.

¿Cómo te vas a sentir con estos movimientos? Mis objetivos son: más relax, que te duermas durante la sesión, que tu cuerpo se afloje y sientas el placer de descansar.

Escúchalo  y cuéntame si te ha funcionado. 

Gracias por COMPARTIRLO en las redes, con tus amigos y cuéntame cómo fue en los comentarios de  Facebook, Instagram o escríbeme a hola@miriamdiaz.com

>> AQUÍ TIENES EL AUDIO <<

Felices sueños.

image