La FLEXIBILIDAD (+Audio)

Como te comenté en una foto-post pasada, estos meses la cosa va de SENTIR. Y la sensación que propongo para Septiembre es LA FLEXIBILIDAD.

Porque ser flexible, no siempre es inherente a nuestra personalidad o al momento que estamos viviendo. Y como septiembre es un mes de bastantes cambios (estación, paso de las vacaciones al trabajo, adaptaciones al nuevo curso…) a veces salta la alarma de la rigidez y nos cuesta fluir un poco más de la cuenta.

Y es que la flexibilidad es más una virtud que marca un estilo de vida, que nos permite adaptarnos a presiones y dificultades.

Así que hoy le dedico este mini-post a esta sensación y te doy tres trucos prácticos para “despertar” esa flexibilidad que hay en ti (porque todos podemos ser un poco más flexibles).

¿Qué te sugiere la palabra flexibilidad?

Flexibilidad mental

Quizás tu primera respuesta se ha enfocado hacia la “actitud” flexible.

Y es que una mentalidad rígida en más propensa a sufrir, ya que se siente más encerrada  y condicionada por pensamientos circulares, por lo que su actitud afectará negativamente a su entorno, ya sea familiar, laboral o relacional.

Las consecuencias, porque las hay, suelen ser un alto nivel de estrés, baja tolerancia a la frustración, angustia por no tener el control, dificultad para tomar decisiones, miedo a cometer errores o miedo a cambiar… etc.

Seguro que puedes reconocer en ti, en alguien de tu entorno más cercano o incluso en algún personaje ficticio, esa actitud más cuadriculada e inflexible.

Flexibilidad corporal

Pero la flexibilidad también se puede “trabajar”. Y es que el cuerpo nos puede ayudar muchísimo a salir de una actitud anquilosada.

Porque la rigidez también “sale” hacia fuera, se ve en lo físico: Trastornos en articulaciones y cadena muscular posterior, rigidez en la columna vertebral, piedras en los riñones, arrugas muy marcadas en la comisura de los labios, manos crispadas o mandíbula tensa, son algunos ejemplo (repito, son ejemplos, no es una norma).

Obviamente, una personalidad rígida no se reflejará en un cuerpo elástico y flexible.

La buena noticia es que, cambiando paulatinamente la rigidez física, y trabajando con suavidad, atendiendo el ritmo de cada uno, podemos reencontrar esa flexibilidad que nos pertenece. Porque si nos vamos a nuestros orígenes, cuando nuestro cuerpo de bebé comienza a encontrar la fuerza, a levantar la cabeza, sentarse e incorporarse… Ese cuerpo de niño (inherente en nosotros) es flexible.

image

En este artículo no voy a entrar en profundidad sobre cómo perdemos nuestra flexibilidad, sino que pretendo ir a lo práctico y darte algunos trucos para reencontrarla. Aquí los tienes:

Huye del perfeccionismo obsesivo. No confundas el hacer las cosas con excelencia, de forma saludable, a pasarnos de rosca y entrar en la obsesión de que “nunca es suficiente”. Intenta salir del estado de estancamiento ACEPTANDO (que no resignándote) que eso ya está bien hecho, tal y como es.

Juega y diviértete. Juega, juega mucho… Acepta derrotas, ríete, sal de la monotonía. Divertirse sin complejos es ser flexible y construye un carácter afable y empático.

Cambia conductas y hábitos. Sal de la rutina, no hagas las cosas siempre igual, improvisa. Varía tus rutinas, cambia de ruta de vuelta a casa, cambia la ubicación de los muebles o los cuadros (el espacio que habitas puede ayudarte), haz un curso de algo que sea totalmente nuevo para ti. Sal de lo seguro.

Y por último: Muévete, estírate, respira hondo, camina… Incluye en tu cuerpo una “actitud flexible” a través del movimiento consciente. He preparado un audio especialmente para empezar a despertar tu flexibilidad.

¿Qué te parece?

Yo misma he puesto en práctica lo que te propongo y doy fe que la flexibilidad (si hay actitud y ganas) se reencuentra.

Hoy comparto contigo un AUDIO para que comiences a liberar y soltar esas “bisagras” corporales y mentales.

Cuéntame qué tal ha ido y si hay algún bloqueo o tensión, puedes consultarme, porque puede ser un buen tema para nuevos audios o vídeos.

Y si te ha gustado, gracias por compartirlo.

<<< AQUÍ TIENES EL AUDIO >>>

image
Miriam Diaz ParraComentario