SOLTAR CARGAS -HOMBROS- (Audio+ejercicio)

image

Hoy te hablo de lo que cargamos sobre los hombros, y no sólo desde lo físico, sino fundamentalmente en lo emocional. ¿Qué o a quienes cargamos sobre nuestros hombros? Este suele ser un tema recurrente que trabajo con mis clientes en consulta.

Para escuchar el nuevo PODCAST clica aquí.

Partamos de la base: El acorazamiento o bloqueo físico es la expresión de una protección creada desde el instinto de supervivencia natural del ser humano para mantenerse vivo. Te acorazas de forma inconsciente, porque no sabes protegerte, ya que no tienes en ese momento las herramientas para gestionar esa situación, y si es insostenible se produce un encierro.

Fíjate que la línea de los hombros es una zona de paso entre el cuello/cabeza y el tórax. Entonces podemos decir que cumple con la función de diafragma o de zona de separación entre dos elementos. Cuando ese segmento está bloqueado nos está informando de que esa zona tiende a la inmovilidad o impasibilidad, que se expande hacia las áreas colindantes (cuello/cabeza/tórax) ya que no podemos entender nuestro cuerpo por bloques.

Si te pregunto, ¿qué significa para ti el bloqueo en los hombros? Si sientes que tus hombros caen hacia delante o hacia atrás, o que irradia la tensión hacia la zona cervical o los omóplatos… ¿Lo relacionas con alguna emoción o situación que estás ‘aguantando’ o de la que te proteges y distancias?

El acorazamiento en la zona alta del tórax es esencialmente de autocontrol y contención. Hay una protección y dificultad para expresar la rabia, el anhelo o una tristeza profunda. Cuando los hombros caen hacia delante, se está bloqueando la zona pectoral, y puede haber una sensación de nudo en el pecho; se identifican con la postura corporal del que se siente víctima, que carga el peso del mundo sobre sus espaldas. Suele ser una posición propia de quien es hiper-responsable o excesivamente empático. Mientras que cuando los hombros caen hacia atrás, la sensación de tensión entre los omóplatos es mayor, una sensación de rigidez, de distancia y una actitud de control.

Solemos ‘adaptarnos’ al dolor, y a veces no somos conscientes de que es posible otra forma mucho más ligera y libre de vivir las emociones y habitar el cuerpo. En todo caso hace falta detectarlo, sentirlo y tomar conciencia, para pasar a la acción. Es fundamental tratar los bloqueos con respeto, con una actitud que sea ‘ecológica’ para el cuerpo y la psique, ya que de lo contrario podemos crear el efecto opuesto: una vuelta en masa, como un gran escudo de protección.

Por eso hoy te propongo una práctica de movimientos que tienen la intención de darte un primer ‘contacto’ con ese bloqueo. Se trata de sensibilizar la cintura escapular, para  tomar conciencia de qué pesos y cargas estás aguantando, y así comprender desde el cuerpo, que su estado natural es estar libre y suelto, no encerrado. Cuando tú cambias, todo cambia.

He completado esta práctica con un ejercicio escrito, que habrás recibido si estás suscrita/o a mi newsletter y que te servirá para comenzar a soltar lastre. Si deseas recibirlo, apúntate a la Inspiranews AQUÍ.

Ah y por último, ten en cuenta que estas propuestas y movimientos, son genéricos y que si tienes particularmente un tema muy ‘pesado’ en ti, hay que trabajarlo de forma personalizada y única.

Vamos a comenzar.