VERANO

Vivo el verano como la estación de reencuentro y reflexión. La distancia (los km entre Sevilla y Barcelona) me ha permitido apreciar mucho más la importancia de “cuidar” las relaciones… Intentar mantener el contacto; que los demás sepan que siguen estando conmigo aunque no sea presencialmente.

Somos seres relacionales; los otros dan sentido a nuestro ser y hacer. Las relaciones se convierten en nuestro espejo; un proceso de reflejo, una revelación propia y ajena, en las que uno se descubre a sí mismo descubriendo al otro.

Una estación para el reencuentro y la reflexión hacia mí misma, ya que para poder cuidar las relaciones con quienes me rodean (o mis mundos exteriores)  preciso atender la relación más íntima: la que mantengo conmigo misma. Es necesario escuchar y escucharse. Es ahí donde comienza la posibilidad de atender al otro.

Os deseo un verano a vuestra medida, tal y como lo deseáis.

A la vuelta, a partir del 15 de Septiembre, nos reencontraremos para seguir compartiendo vivencias.

Abrazos

Míriam

image